lunes, 14 de abril de 2014

A LA BLANCA FLOR DEL CARMELO PARA PROTECCIÓN Y AYUDA




Blanca flor del Carmelo,
vid en racimo,
celeste claridad,
puro prodigio
al se, a una,
Madre de Dios y Virgen:
¡Virgen fecunda!
 
Madre, que florecida
del Enmanuel,
atesoras intacta
la doncellez;
estrella, guía
de los rumbos del mar,
senos propicia.
 
Vástago de Jesé,
vara profética
que el Hijo del Altísimo
das en cosecha;
Madre, consiente
que vivamos contigo
ahora y siempre.
 

Azucena que brotas
inmaculada
y te yergues señera
entre las zarzas;
devuelve, Virgen,
nuestra frágil arcilla
a su alto origen.
 
Ponnos, nueva Judit,
para la lucha
tu santo Escapulario
como armadura;
con tu vestido
cantaremos victoria
del enemigo.
 
Bajo noches oscuras
navega el alma,
enciende tú los rayos
de la esperanza,
y se el lucero
que lleve nuestra nave
segura al puerto.
 
Señora, desde siempre
los carmelitas
nos tenemos por hijos
de tu familia,
y confiamos
que un día nos acojas
en tu regazo.
 
María, puerta y llave
del paraíso,
queremos desatarnos
y estar con Cristo;
si tú nos abres,
reinaremos allí
con tu hijo, ¡Madre!
 
Amen.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

LISTA DE BLOGS

Google+ Followers