sábado, 22 de marzo de 2014

VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA, ORACIÓN PARA TODA CLASE DE PETICIONES DIFÍCILES

 
 
¡Serena, amable y bondadosa
 Virgen de la Medalla Milagrosa!
 
En presencia de la Santísima Trinidad
y teniendo por testigos a toda la Corte Celestial,
os escojo, Señora, por mi Reina y Madre,
declarándome humildemente
por indigno esclavo y siervo vuestro:
 
Vuestra benevolencia y misericordia,
no tiene límites, todo el que acude a Vos,
encuentra ayuda, consuelo, soluciones,
sea cual sea su problema.
 
Vos otorgáis la salud al que la perdió
aún en los casos mas graves y desesperados,
dais la ayuda necesaria al pobre,
al afligido, al que está solo y desamparado,
al que no puede obtener su sustento,
al que sufre injusticias de todo tipo...

Vuestros Milagros no tienen fin,
Madre mía, bendita y gloriosa.
 
Todos encontramos amparo
bajo vuestro sagrado manto.
 
Hoy, me inclino ante vuestros pies
de la manera más humilde,
suplicando vuestra ayuda
para los males y necesidades
que de manera grave, me afligen.
 
(Fervorosamente hacer la petición)
 
Tengo absoluta confianza
en que no me dejaréis en el abandono,
y mejoraréis mi situación,
que para mí, ya es insostenible.
 
Aliviad mi gran pena, Señora,
yo, os ofrezco cuanto soy y tengo;
y os ruego bendigais mi deseo de imitaros
en todas vuestras virtudes.
 
Prometo honraros
todos los días de mi vida
consagrándoos de una manera especial
todos los sábados y fiestas dedicadas
a vuestro bendito Nombre,
cobijándome bajo vuestro poderoso manto;
defendedme del enemigo infernal,
señaladme con el sello de vuestra esclavitud
y en recompensa de mis humildes servicios
 en esta vida, concededme que sea
el último de vuestros esclavos en el Cielo.
 
Así sea.
 
 
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

LISTA DE BLOGS

Google+ Followers