San Marcos de León

Glorioso Evangelista San Marcos, dominador del león, escucha mi súplica

María, llena eres de Gracia...

Y darás a luz un Hijo y serás llamada Madre del Altísimo..

San Onofre. Eremita, modelo de austeridad

Glorioso San Onofre, ruega a Dios por nuestra necesidades económicas

Jesús, el Justo Juez

¡Oh, Jesucristo Justo y Divino Juez!, favoréceme en toda clase de angustias y aflicciones...

Santísima Virgen de la Medalla Milagrosa

"Todos cuantos lleven puesta mi medalla recibirán grandes gracias. Las gracias serán más abundantes para los que la lleven con confianza".

jueves, 30 de enero de 2014

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN PARA DIFICULTADES

 


 
Tengo mil dificultades: ayúdame.
De los enemigos del alma: sálvame.
En los desaciertos: ilumíname.
En mis dudas y penas: confórtame.


En mis soledades: acompáñame.
En mis enfermedades: fortaléceme.
Cuando me desprecien: anímame.
En las tentaciones: defiéndeme.
En las horas difíciles: consuélame.
Con tu corazón Maternal: ámame.
Con tu inmenso poder: protégeme.
Y en tus brazos al expirar: recíbeme.
Amén!
(Rezar Tres Ave Marías)



ORACIÓN A LA VIRGEN NIÑA PARA PROTECCIÓN FAMILIAR

 



Dulcísima Niña María,
radiante Aurora del Astro Rey, Jesús,
escogida por Dios desde la eternidad
para ser la Reina de los cielos,
el consuelo de la tierra,
la alegría de los ángeles,
el templo y sagrario de la adorable Trinidad,
la Madre de un Dios hecho hombre.
 
Me tienes a tus plantas,
oh infantil Princesa,
contemplando los encantos
de tu santa infancia.
 
En tu rostro bellísimo
se refleja la sonrisa de la Divina Bondad,
tus dulces labios se entreabren
para decirme:
"Confianza, paz y amor..."
 
¿Cómo no amarte, María,

luz y consuelo de mi alma...,


ya que te complaces en verte obsequiada
y honrada en tu preciosa imagen de Reina parvulita?
 
Yo me consagro a tu servicio
con todo mi corazón.
 
Te entrego, amable Reina,
mi persona, mis intereses
temporales y eternos.
 
Bendíceme Niña Inmaculada,
bendice también y protege
a todos los seres queridos de mi familia.
 
Se tu, Infantil Soberana,
la alegría, la dulce Reina de mi hogar,
a fin de que por tu intercesión y tus encantos
reine e impere en mi corazón
y en todos los que amo,
el dulcísimo Corazón de Jesús Sacramentado.
 
Amén.






ORACIÓN A NUESTRA SENORA DE LOS ANGELES CONTRA ENEMIGOS Y ESPIRITUS MALIGNOS




Augusta Reina de los cielos
y señora de los Ángeles,
tú que has recibido de Dios el poder
y la misión de aplastar la cabeza de Satán,
te lo pedimos humildemente,
envía las legiones celestes para que,
bajo tus órdenes, persigan a los demonios,
los combatan en todas partes,
repriman su audacia
y los hagan retroceder hacia el abismo.
 
¿Quién como Dios?
 
Oh bondadosa y tierna Madre,
Siempre serás nuestro amor y nuestra esperanza.
 
Oh divina Madre,
envía a los santos Ángeles para defenderme,
para empujar lejos de mi al cruel enemigo.
 
Santos Ángeles y Arcángeles,
defendednos y guardadnos.
 
¡Oh buena y tierna Madre!
Envía los Santos Ángeles
para rechazar lejos al demonio,
nuestro mortal enemigo.
 
Amén.






ORACIÓN A LA VIRGEN DE GUADALUPE (JUAN PABLO II)




Oh Virgen inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia! Tú que manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo; escucha la oración que con filial confianza te dirigimos y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.

Madre de Misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a "tí" que sales al encuentro de nosotros los pecadores, te consagramos en este día todo nuestro ser y todo nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la Paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado, Señora y Madre nuestra. Queremos ser totalmente tuyos, recorrer contigo el camino de la fidelidad a Jesucristo en su Iglesia; no nos sueltes de tu mano amorosa. Virgen de Guadalupe, Madre de América, te pedimos por todos los obispos y sacerdotes, para que nos conduzcan por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a los hermanos.

Contempla a nuestra comunidad e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones de sacerdotes, religiosos y religiosas fuertes en la fé y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

Concede a nuestros hogares la gracia de amar y de respetar la vida que comienza, con el mismo amor con el que concebiste en tu seno la vida del Hijo de Dios.

Virgen Santa María, Madre del amor hermoso, protege a nuestra familia, para que estemos siempre unidos y bendice la educación de nuestros hijos.

Amén!

Juan Pablo II - Enero de 1979

Oración Final:

Oh, Santísima Madre de Guadalupe
que dijiste al Santo Juan Diego:
"hijito mío, el más pequeño,
no te aflijas por nada;
¿acaso no estás en mi regazo?
¿acaso no estoy yo aquí,
que soy tu madre?
 
Esas palabras tuyas 
resuenan dentro de mi corazón,
afligido y agobiado por el peso de mis pecados
y los problemas de mi vida.

"Señora mía y Niña mía",
en tu corazón de madre
vengo a buscar luz, fuerza,
apoyo y paz.
 
Me entrego a tu poder;
confío en tu sabiduría
me abandono a tu misericordia.
 
Por que eres Madre de Dios,
puedes socorrerme;
por que eres mi madre,
sabes cuánto te amo y te necesito.
 
Madre mía, 
descanso en la ternura de tu amor.

Amén!


CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN DEL ROCÍO



Señora y Madre del Rocío,
Virgen del Espíritu Santo,
yo me entrego enteramente a ti
y en prueba de mi filial afecto
te consagro mi vida, mi corazón
mi cuerpo y alma, todo mi ser.



Y ya que soy todo tuyo
¡Oh Madre de bondad!
guárdame y defiéndeme
como cosa y posesión tuya.

Amén.





miércoles, 29 de enero de 2014

SANTIGUADO PARA CURAR El MAL DE OJO A LOS NIÑOS



 
En el nombre de Dios Padre +,
En el nombre de Dios Hijo +,
En el nombre de Dios Espíritu Santo +,
en el de la Santísima Virgen +,
 concebida sin pecado original,
quedando virgen esta gran señora
antes del parto,
en el parto y después del parto;
en el de la siempre virgen
la gloriosísima Santa Gertrudis,
su querida y regalada esposa
en el de las once mil vígenes,
En el de los señores San José,
San Roque y San Sebastián,
y en el de todos los santos
y santas de la Corte Celestial
y por los Misterios de la Encarnación Gloriosísima, Nacimiento, Santísima Pasión
y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo
Por su resurrección
y Gloriosa Ascension a los Cielos,
y por todos estos altos y santos misterios
que creo y son verdaderos,
con buena fé te suplico, Señor,
te dignéis librar y sanar esta afligida criatura,
de la enfermedad de...
 

(mal de ojos, accidente o calentura, pasmo o daños,
desvanecimiento o gangrena, lamparón...),

 u otro cualquier mal que en su cuerpo tuviere;

Quitándolo de esta parte o lugar +
sin que le sobrevenga daño, +
 dándole entera salud +
para que sirviendo a Dios merezcamos verlo
y gozarlo en la Eternidad
mi Jesús, y Jesús y Jesús mil veces,
y donde Jesús sea nombrado
todo el mal y quebranto
de esta criatura sea quitado,
no acordándose de Ias ofensas
con que le maltrataron.

Criatura de Dios yo te curo +
y Dios te sana +
en el nombre de la Santísima Virgen +
y de la Santísima Trinidad; +
yo te curo, esconjuro y aparto con Dios Padre +
 yo te curo, esconjuro y aparto con Dios Hijo +
 yo te curo, esconjuro y aparto con Dios Espíritu Santo+;

Y así como estas palabras son ciertas y verdaderas
y así como la Virgen entró en Belén,
salga el mal de esta criatura y entre el bien,
y si esto no bastare que te baste
la gracia de Dios que es grande.

Amén

 

Nota: Donde hay una + en el texto,
se debe santiguar al niño.


 

 

ORACIÓN PARA ANTES DE DORMIR

 

 
 
Dulce Jesús de mi vida,
dueño de mi corazón,
acepta todas mis culpas
que vos sabéis las que son.
 


Vos me dais la penitencia
y también la absolución
para si esta noche me muero
me sirva de confesión.
 
Dame paz en esta vida
y en la otra tu perdón.
 
 
 

PADRENUESTRO METIDO EN UN CESTO


 
 
Padrenuestro
metido en un cesto,
comiendo cerezas
de pies y cabeza,
si son las viejas,
si quieres las comes
y si no las dejas.
 
 
 

BENDICIÓN PARA QUE CREZCA EL PAN

 
 
 
Dios lo crezca y lo aumente
y nos dé para otra vez,
salud para comerlo
y ganar otro, amén.
 
En el nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo, amén.
 
 
 

ANTIGUO CONJURO A SANTA MARTA PARA AMANSAR Y AMARRAR




Señora santa Martha,
digna sois y santa;

De mi señora la Virgen
querida y amada,
de mi señor Jesucristo
huésped y convidada.



Por el monte Tabor entraste,
y con la fiera sierpe encontraste,
brava y fuerte estaba,
con la cruz y el agua bendita
la rociaste y conjuraste,
y en ella cabalgaste,
al gran pueblo la llevaste
y a los caballeros la entregaste
y dijiste y hablaste:

"humilde y atada".

Madre mía, santa Marta,
con aquellos conjuros que conjuraseis
a la serpiente,
me conjuréis a _______

y así me lo pongáis:

manso, humilde, amarrado,
como pusisteis a la serpiente.



 

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE GUATEMALA PARA PETICIONES


 
 
Su Festividad es el 7 de octubre

Salve, Señora, santa Reina,
santa Madre de Dios María,
que eres virgen hecha Iglesia
y elegida por el santísimo Padre del cielo,
consagrada por él con su santísimo Hijo amado
y el Espíritu Santo Paráclito,
en la que estuvo y está
toda la plenitud de la gracia y todo bien.
 
Salve, palacio suyo;
salve, tienda suya;
salve, casa suya;
salve, vestidura suya;
salve, sierva suya;
salve, madre suya,
y todas vosotras,
virtudes santas,
que por la gracia y la iluminación
del Espíritu Santo
sois infundidas en el corazón de los fieles,
para que de infieles se vuelvan fieles a Dios.

Hacer una petición a la Virgen.
 
Amén.

Rezar Tres Ave María


 
 

ORACIÓN A NUESTRA SENORA DE LA MERCED PARA AYUDA EN GRAVES SITUACIONES

 
 
 
 
Su Festividad es el 24 de Septiembre
 
 
María de la Merced,
tú eres compasiva con todos.
 
Dame compasión
hacia quienes no son libres
porque alguien o algo los oprime.
 
Dame el valor de luchar por su libertad.


Madre Bondadosa,
escucha mis ruegos
y ayúdame en las necesidades,
que tu ya las conoces
y sabes de su gravedad.

No me dejes desamparado
en circunstancias tan agobiantes,
para mi y los míos.

Acógenos bajo tu manto,
Poderosa Madre de Dios,
y cuida de nosotros mientras
podamos poder resolver
los problemas que nos afligen,
con tu ayuda y para mayor gloria tuya,

Amén.


 
 

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO (HAITÍ) PARA PEDIRLE UN FAVOR


 
 
 
Su Festividad es el 27 de Junio
 
 
Virgen Santísima,
socorro perpetuo de las almas
que se acogen a vuestro amor maternal:
dignaos pedir por mi a vuestro santísimo Hijo
y Señor nuestro Jesucristo,
para que le sean agradables
todos mis pensamientos, palabras y acciones
de este día y toda mi vida.


Aceptad, ¡Oh tierna madre mía!
el corto obsequio que os ofrezco con mi oración,
y alcanzadme el favor que os pido,
 
(Hacer la Petición)
 
si conviene para mayor gloria suya,
honra vuestra y bien de mi alma.
Amén.
 
 

ORACION A NUESTRA SEÑORA DE LUJAN PARA PETICIONES


Santa María, Madre de Dios,
consérvame un corazón de niño,
limpio, puro y transparente,
como un manantial;

Dame un corazón sencillo,
que no rumie sus tristezas;
un corazón magnánimo
al entregarse,
tierno para la compasión;
 
Un corazón fiel y generoso
que no olvide ningún bien,
ni guarde rencor por ningún mal.

Dame un corazón dulce y humilde,
que ame sin esperar nada a cambio,
gozoso de olvidarse en otro corazón,
delante de tu Hijo Jesús;
 
Dame un corazón grande
que ninguna ingratitud cierre
y ninguna indiferencia canse;
un corazón preocupado
por la gloria de Jesucristo,
herido de su amor
con una llaga que solo cierra
en la eternidad.
 
María hazme un corazón humilde
Y misericordioso como el de
Tu Hijo Jesús.
 
Hacer una petición a la Virgen.
 
Amén.

Rezar 3 Ave María.

 
 


SALVE A LA VIRGEN DEL CARMEN PARA PROTECCIÓN DE PELIGROS Y DE TODO MAL

 
 
Salve, Virgen pura,
Salve, Virgen Madre,
Salve, Virgen bella,
Reina Virgen, Salve.
 
Gózate, María,
Patrona del Carmen.

 Con las alabanzas
Que dan tus cofrades.
 
Tu amparo buscamos
Benigno y suave,
Hoy los desterrados
En aqueste valle.
 
Eres del Carmelo
La Pastora amable,
Que tus ovejuelas
Das pasto suave.
 
A Ti, pues, clamamos
Buscando piedades:
¡Ea, pues, Señora,
No nos desampares!
 
Es tu Escapulario
La cadena grande
Con que se aprisiona
El dragón infame.
 
Vuelve ya a nosotros
¡Oh piadosa Madre!
Tus benignos ojos,
Llenos de piedades.
 
Pues con tu defensa
Viven tus cofrades
Libres de peligros
Y de todos males.
 
Muéstranos, María,
Benigno y afable,
De tu puro vientre
El fruto admirable.
 
Es contra el Infierno
Tu poder tan grande,
Que libras las almas
De eternos volcanes.
 
Si, por nuestras culpas,
Penas a millares
Merecemos todos,
Tu favor nos salve.
 
Y, si al Purgatorio
Bajan tus Cofrades,
Pedimos, Señora,
Que al punto los saques.
 
¡Oh clemente! ¡oh pía!
¡Oh cándida ave!
¡Oh dulce María!
Salve, Salve, Salve.
 
 
 
 

ORACIÓN DE JUAN PABLO II ANTE LA VIRGEN APARECIDA



 
Aparecida, Brasil, 4 de julio de 1980
 
¡Nuestra Señora Aparecida!
 
En este momento tan solemne,
tan excepcional, quiero abrir ante Vos,
oh Madre, el corazón de este pueblo,
 en medio del cual quisisteis morar
de un modo tan especial
(como en medio de otras naciones y pueblos)
 así como en medio de aquella nación de 1ª
 que yo soy hijo.
 
Deseo abrir ante Vos el corazón de la Iglesia
y el corazón del mundo
al que esa Iglesia fue enviada por vuestro Hijo.
Deseo abriros también mi corazón.
 
¡Nuestra Señora Aparecida!
¡Mujer revelada por Dios,
que habríais de aplastar la cabeza de la serpiente
(cf. Gén 3, 15)
en vuestra Concepción Inmaculada!
 
¡Elegida desde toda la eternidad
para ser Madre del Verbo Eterno,
el cual, por la Anunciación del ángel,
fue concebido en vuestro seno virginal
como Hijo del hombre y verdadero hombre!
 
¡Unida más estrechamente al misterio
de la Redención del hombre y del mundo
al pie de la cruz, en el calvario!
 
¡Dada como Madre a todos los hombres,
sobre el calvario, en la persona de Juan,
Apóstol y Evangelista!
 
¡Dada como Madre a toda la Iglesia,
desde la comunidad que se preparaba
a la venida del Espíritu Santo,
la comunidad de todos
los que peregrinan sobre la tierra,
en el transcurso de la historia
de los pueblos y naciones,
de los países y continentes,
de las épocas y de las generaciones!…
 
¡María! ¡Yo os saludo y os digo
“Ave” en este santuario
donde la Iglesia de Brasil os ama,
os venera y os invoca como Aparecida,
como revelada y dada particularmente a él!
¡Como su Madre y su Patrona!
¡Como Medianera y Abogada
junto al Hijo de quienes sois Madre!
¡Como modelo de todas las almas
poseedoras de la verdadera sabiduría y,
al mismo tiempo, de la sencillez del niño
y de esa entrañable confianza
que supera toda debilidad y sufrimiento!
 
Quiero confiaros de modo especial
a este pueblo y esta Iglesia,
todo este Brasil, grande y hospitalario,
todos estos vuestros hijos e hijas,
con todos sus problemas y angustias,
trabajos y alegrías.
 
Quiero nacerlo como Sucesor de Pedro
y Pastor de la Iglesia universal,
entrando en esa herencia
de veneración y amor,
de dedicación confianza que,
desde hace siglos,
forma parte de la Iglesia de Brasil
y de cuantos la componen,
sin mirar las diferencias de origen,
raza o posición social
y en cualquier parte que habiten
de este inmenso país.
 
Todos ellos, en este momento,
mirando hacia Fortaleza,
se interrogan: ¿a dónde vais?
 
¡Oh Madre!
¡Haced que la Iglesia sea
para este pueblo brasileño
sacramento de salvación
y signo de la unidad de todos los hombres,
hermanos y hermanas de adopción
de vuestro Hijo,
e hijos del Padre celestial!
 
¡Oh Madre! Haced que esta Iglesia,
a ejemplo de Cristo,
 sirviendo constantemente al hombre,
sea la defensora de todos,
en especial de los pobres y necesitados,
de los socialmente marginados y desheredados.
 
Haced que la Iglesia de Brasil
esté siempre al servicio de la justicia
entre los hombres y contribuya
al mismo tiempo al bien común de todos
y a la paz social.
 
¡Oh Madre!
Abrid los corazones de los hombres
y haced que todos comprendan
que solamente en el espíritu del Evangelio
y siguiendo el mandamiento del amor
y las bienaventuranzas del sermón de la montaña,
será posible construir un mundo más humano,
 en el que sea valorizada verdaderamente
 la dignidad de todos los hombres.
 
¡Oh Madre! Dad a la Iglesia,
que en esta tierra brasileña
realizó en el pasado
una gran obra de evangelización
y cuya historia es rica de experiencias,
que realice sus tareas de hoy
con nuevo celo y amor
por la misión recibida de Cristo.
 
Concededle, a este fin,
numerosas vocaciones
sacerdotales y religiosas,
para que todo el Pueblo de Dios
pueda beneficiarse del ministerio
de los dispensadores de la Eucaristía
y de las que dan testimonio del Evangelio.
 
¡Oh Madre! ¡Acoged en vuestro corazón
a todas las familias brasileñas!
¡Acoged a los adultos y a los ancianos,
a los jóvenes y a los niños!
¡Acoged también a los enfermos
 y a quienes viven en soledad!
¡Acoged a los trabajadores
del campo y de la industria,
a los intelectuales
en las escuelas y universidades,
a los funcionarios de todas las instituciones!
 
Protegedles a todos.
 
¡No dejéis, oh Virgen Aparecida,
por vuestra misma presencia,
de manifestar en esta tierra
que el amor es más fuerte que la muerte,
más poderoso que el pecado!
 
No dejéis de mostrarnos a Dios,
que amó tanto al mundo
hasta el punto de entregarle su Hijo Unigénito,
para que ninguno de nosotros perezca,
sino que tenga la vida eterna (cf. Jn 3, 16).
 
Amén.
 
 
 

Archivo del blog

LISTA DE BLOGS

Google+ Followers