lunes, 23 de diciembre de 2013

ORACIÓN AL DIVINO NIÑO JESÚS RECIEN NACIDO

 
 
“¿Quién pedirá dignidad
a un niño puesto en el heno
que aunque es de grandezas lleno,
muestra aquí tanta humildad?
 
Con su llanto y arrebol
María el pesebre dora,
que también el alba llora
al ver que despunta el sol
con su tierna compasión
despierta al humano olvido.
 
 


El tierno piadoso Padre
recoge en llanto sereno,
las perlas que por el heno
vertieron el Hijo y la Madre.
Si allí está nuestra afición
donde el tesoro escondido
recibid Niño querido
por cuna nuestra oración.
 
Jesús, José y María,
los tres dulcemente lloran,
los ángeles y los pastores
alegran vuestra presencia
y cantan a competencia
vuestras glorias y loores,
aceptasteis allí el don
del pastor más desvalido,

recibid Niño querido

por cuna nuestra oración.
 

Ha divulgado la fama
 o inefable dulcedumbre,
que venís a darnos lumbre
y fuego vivo al que os ama:
los suspiros que os envío
sirvan pues de embajadores”.
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

LISTA DE BLOGS

Google+ Followers