San Marcos de León

Glorioso Evangelista San Marcos, dominador del león, escucha mi súplica

María, llena eres de Gracia...

Y darás a luz un Hijo y serás llamada Madre del Altísimo..

San Onofre. Eremita, modelo de austeridad

Glorioso San Onofre, ruega a Dios por nuestra necesidades económicas

Jesús, el Justo Juez

¡Oh, Jesucristo Justo y Divino Juez!, favoréceme en toda clase de angustias y aflicciones...

Santísima Virgen de la Medalla Milagrosa

"Todos cuantos lleven puesta mi medalla recibirán grandes gracias. Las gracias serán más abundantes para los que la lleven con confianza".

martes, 26 de marzo de 2013

ORACION A LA VIRGEN DEL ROSARIO PARA PEDIR UN FAVOR EN MOMENTOS DE GRAVE NECESIDAD

 
 
OH Madre,
Reina de nuestros corazones,
abogada de los casos desesperados,
Madre pura y compasiva,
Madre del Amor Divino y llena de Luz Divina,
pongo en tus tiernas manos
el favor que hoy te pido.
Apiádate de nuestras miserias,
de nuestros corazones,
de nuestras lágrimas,
de nuestras aflicciones
y sufrimientos interiores.
 
(Hacer la Petición)
 
Acudimos a ti,
para que por medio
de tu Divino Hijo Jesucristo
sean escuchados nuestros ruegos.
 
Prometemos que,
al ser oídas nuestras súplicas,
difundiremos tu gloria
y propagaremos tu nombre como Madre,
Reina de nuestros corazones
y Reina del Universo.
 
Te rogamos nos oigas
postrados diariamente ante tu altar,
donde diariamente
nos das tantas pruebas
de tu poder y de tu amor,
consiguiéndonos la salud del alma
y la del cuerpo.
 
Jamás perderemos la esperanza en ti,
oh Virgen Reina nuestra.
 
Pídele a Nuestro Señor Jesucristo
que nos cure, nos perdone, nos ayude 
y que perseveremos hasta el fin.
 
OH Virgen, Reina de nuestros corazones,
cúranos, en Ti confiamos.
 
OH Virgen, Reina de nuestros corazones,
ayúdanos, en Ti confiamos.
 
OH Virgen, Reina de nuestros corazones,
fortalécenos, en Ti confiamos.
 
 
 

BENDICIÓN DE MARÍA AUXILIADORA PARA PROTECCION Y AMPARO EN LAS NECESIDADES

 
 
 
(Con esta bendición, Don Bosco invocó y obtuvo
la protección de la Virgen en incontables ocasiones)
 
-Nuestro auxilio nos viene del Señor.
 
-Que hizo el cielo y la tierra.
 
(rezar un Ave María)
 
Bajo tu amparo nos refugiamos,
Santa Madre de Dios,
no desatiendas las súplicas que te dirigimos
en nuestras necesidades;
antes bien, líbranos de todo peligro,
Virgen gloriosa y bendita.
 
-María Auxilio de los cristianos.
-Ruega por nosotros.
-Señor, escucha nuestra oración
-Y llegue a ti nuestro clamor.
 
Oremos:
 
Dios todopoderoso y eterno,
con la ayuda del Espíritu Santo,
preparaste el cuerpo y el alma
de María, la Virgen Madre,
para ser digna morada de tu Hijo;
al recordarla con alegría, líbranos
por su intercesión de los males presentes
y de la muerte eterna.
Por Jesucristo,
nuestro Señor.
 
-Amén.
 
-La bendición de Dios Todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
Descienda cobre nosotros
y permanezca para siempre.
 
-Amén.
 
 
 
 
 

jueves, 7 de marzo de 2013

ORACION A LA MADRE DE LA MISERICORDIA PARA PEDIR UN FAVOR ESPECIAL





Nuestra Madre del cielo,
tú has tenido un profundo conocimiento
 del misterio de la misericordia de Dios;
tú eres aquella que,

 de un modo especial y excepcional
 has experimentado la Misericordia Divina
 y al mismo tiempo,
 siempre de modo excepcional,
has hecho posible con el sacrificio del corazón
 la revelación de la Misericordia
a los hombres a través de la Cruz de tu Hijo,
tú has descubierto y solemnemente proclamado
 la Misericordia de Dios
 de generación en generación,
 por esto te aclamamos
 “¡Madre de Misericordia!”

Ahora ¡oh Madre!,
 apelamos a tu corazón materno
para continuar haciendo visible
 la Misericordia de tu Hijo a los hombres,
Misericordia y Amor

 te imploramos para cada criatura,
 para cada comunidad,
para cada nación, cada familia, cada grupo social,
 para los padres, los jóvenes,
los adultos, los ancianos;
 Misericordia para los pobres,
 los que sufren, los enfermos,
los oprimidos, los necesitados,
 y Misericordia para cada uno de nosotros.
 
Madre de la Misericordia,
 ¡ruega por nosotros!.

Amén.

Pedir el favor especial que se quiere alcanzar
de la Madre de la Misericordia y rezar
tres Salves y "Bendita sea Tu Pureza".


 

ORACION A LA MILAGROSA VIRGEN DE REGLA PARA PEDIR SUS FAVORES





¡Oh Santísima y dulcísima virgen María,
Madre de Dios,
hija del sumo rey y Señora de los Ángeles,
Madre del Creador de todos,
Reina de las misericordias,
inmenso abismo de piedad!

Tú recibes bajo tu protección y amparo
a todos los que afligidos te invocan,
como los refieren las historias
y pregonan los que en todos los tiempos
han implorado tu patrocinio
visitando devotamente tus templos,
y especialmente,
 el santuario de la imagen de Regla,
en que parece has querido
 ostentar más tu poder y caridad,
pues en este templo, y por ésta, tu imagen,
todos hallan su remedio y consuelo.
 

Los navegantes en las mayores tempestades,
invocándote como señora de Regla
se libran de tan manifiesto peligro
y en las navegaciones más dilatadas y peligrosas,
haciendo voto a tu santuario de Regla,
logran con felicidad el puerto que desean.

Los perseguidos por sus enemigos
se salvan por la devoción a ésta tu imagen.

Los enfermos de todas las enfermedades,
hasta los desahuciados ya por los médicos,
en ésta, tu casa, y por Ti, sanan.

Los miembros débiles e impedidos,
aquí cobran fuerzas
y generalmente,
todos los males aquí tienen remedio,
como lo publican las paredes de este templo
y los milagros expuestos en ellas.

Venerando, ¡Oh Reina del Cielo!,
ésta tu imagen de Regla,
imploramos tu patrocinio y favor,
pidiéndote nos alcances de tu Hijo precioso,
el consuelo de una buena conciencia,
salud y fuerza para servirte y venerarte;
el remedio de nuestras necesidades
y especialmente,
el de aquella por la que os hacemos esta oración:

(hacer la petición).

Aunque lo desmerecen nuestras culpas,
esperamos Señora, por tu intercesión,
conseguir lo que pedimos,
por la eficacia de tus ruegos.

Amén.
 
Rezar tres Salves y tres Avemarías.
 
 
 
 

martes, 5 de marzo de 2013

ORACIÓN DE SÚPLICA A MARIA AUXILIADORA PARA UNA CAUSA DESESPERADA





Santísima Virgen, Madre de Dios,
yo aunque indigno pecador
postrado a vuestros pies
en presencia de Dios omnipotente
os ofrezco este mi corazón
con todos sus afectos.
 
A vos lo consagro y quiero
que sea siempre vuestro
y de vuestro hijo Jesús.
 
Aceptad esta humilde oferta
vos que siempre habéis sido
la auxiliadora del pueblo cristiano.
 
Oh María, refugio de los atribulados,
consuelo de los afligidos,
ten compasión de la pena que tanto me aflige,
del apuro extremo en que me encuentro.
 
Reina de los cielos,
en vuestras manos pongo mi causa.
 
Se bien que en los casos desesperados
se muestra más potente vuestra misericordia
y nada puede resistir a vuestro poder.
 
Alcanzadme Madre mía la gracia que os pido
si es del agrado de mi Dios y Señor.
 
Amén.
 
 
 

ORACION A LA VIRGEN DE GUADALUPE PARA SALUD, TRABAJO Y NECESIDADES

 
 
 
 
 
Hermosa Virgen de Guadalupe,
en nombre de todos mis hermanos del mundo,
te pido que nos bendigas y nos protejas.
 
Danos una prueba de tu amor y bondad
y recibe nuestras plegarias y oraciones.
 
Oh Purísima Virgen de Guadalupe,
alcánzame de tu hijo el perdón de mis pecados,
bendición para mi trabajo,
remedio a mis enfermedades y necesidades,
y todo lo mejor para mi familia.
 
Oh Santa Madre de Dios, no desprecies las suplicas
que te dirigimos en nuestras necesidades.
 
Virgen de Guadalupe,
que en tus apariciones celestiales
de la colina del Tepeyac,
aseguraste mostrar tu amor,
compasión y auxilio
a los que te amaran y acudieran a ti
en sus necesidades y aflicciones;
y prometiste escuchar y remediar
nuestras miserias, penas y dolores.
 
Amén
 
 
 
 

ORACIÓN DEL PAPA JUAN PABLO II A LA VIRGEN DE COVADONGA


 
 
 
Dios te salve,
Reina y Madre de misericordia,
he subido a la montaña,
he venido a tu cueva, Virgen María,
para venerar tu imagen, Santina de Covadonga.
 
Con tus hijos de Asturias y de España entera
quiero hoy proclamar tus glorias
y unirme a tu canto:
 
Tú eres la sierva del Señor,
nuestra Madre y Reina.
 
Como peregrino que ansía afianzar su esperanza,
vengo a este santuario,
testigo de tanta fe y amor en la Historia,
hogar seguro, bajo tu cobijo,
entre los montes, donde pusiste tu casa
y sin cesar dispensas los dones de tu Hijo.
 
Junto con los pastores
y fieles de esta Iglesia de Asturias, a ti,
que eres dulzura y esperanza de cuantos te imploran,
te pido el don de la esperanza que ilumina el futuro,
el gozo perenne de la fe,
el ardor ardiente de la caridad.
 
Ayúdanos a vivir en comunión sincera,
sabiéndonos Iglesia de Dios,
hermanos de Cristo e hijos tuyos,
para dar testimonio de unidad
y reavivar en nuestro pueblo la fe.
 
Te pido, Señora,
desde este corazón de Asturias que es tu cueva,
por todos los que invocan tu nombre
en tantos otros templos que, esparcidos
en la geografía del Principado, son faros de fe,
santuarios donde brota el fervor de la esperanza,
morada tuya donde tus hijos se reúnen en torno al altar.
 
Quiero presentarte y poner ante tus pies,
Virgen de Covadonga,
a todos tus hijos de Asturias,
las gentes del campo y los hombres del mar,
los mineros con su duro e inclemente trabajo,
los niños y los ancianos, los enfermos
y todos los que sufren en el cuerpo y en el alma,
las familias y, sobre todos, los jóvenes,
promesa del futuro, que buscan la razón
y el sentido de su vivir.
 
Alcanza para todos de Dios, «rico en misericordia»,
con tu poderosa mediación maternal,
la gracia del perdón y de la reconciliación
que Cristo tu Hijo nos ha merecido
para vivir en paz con Dios y con los hermanos.
 
Protege, Virgen Santa de Covadonga,
a cuantos vienen hasta tu templo
para unirse en matrimonio bajo tu mirada maternal.
 
Haz que experimenten, como los esposos de Caná,
la gracia de tu intercesión y la presencia salvadora
de tu Hijo, para que la fe cristiana
sea fundamento inquebrantable de su hogar,
y el amor verdadero fortalezca su unión
y se abra fecundo a la vida.
 
Mira, madre de Asturias,
a todos los emigrantes de esta tierra
que desde lejos vuelven sus ojos hasta este santuario,
en espera de poder regresar a su patria
y contemplar tu rostro,
que atrae los corazones e irradia luz y paz.
 
«Santina de Covadonga»,
«causa de nuestra alegría»,
ilumina a cuantos llegan a estas montañas
para que reconozcan, en medio de tanta belleza,
a quien «yéndolas mirando, con sola su figura,
vestidas las dejó de su hermosura»,
y así se dejen atraer
por la bondad y belleza del Creador
que hizo de ti el vértice
de la hermosura humana y divina.
 
Suscita, madre de Asturias,
entre los hijos e hijas de las familias cristianas,
vocaciones de apóstoles y misioneros:
nuevos sacerdotes, religiosos y religiosas,
personas consagradas y seglares comprometidos,
al servicio del reino y de la civilización del amor.
 
Haz que, hoy como ayer,
los hijos de Asturias sigan a tu Hijo
por el camino de la santidad,
y siembren la semilla del Evangelio desde
aquí hasta los confines de la Tierra.
 
Madre y maestra de la fe católica,
haz que Covadonga siga siendo,
como antaño lo fue,
altar mayor y latido del corazón de España.
 
Y a quienes te cantamos
como “la reina de nuestra montaña”,
y a todos los hermanos que peregrinan
por los senderos de la fe,
muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre,
que nos ofreces siempre
como salvador y hermano nuestro.
 
Oh clementísima, oh piadosa,
oh dulce Virgen María.
 
Amén.
 
 
 
 

lunes, 4 de marzo de 2013

BENDICION PARA LA IMPOSICION DEL ESCAPULARIO DE LA VIRGEN DEL CARMEN


 
 
 
El sacerdote con sobrepelliz y estola blanca,
 o por lo menos con estola, dice:
 
C. Muéstranos, Señor, tu misericordia.
P. y danos tu salvación.
C. Señor, escucha mi oración.
P. y llegue a ti mi clamor.
C. El Señor esté con vosotros.
P. y con tu espíritu.
C. Oremos.
 
Señor nuestro Jesucristo,
Salvador del género humano,
+ santifica este hábito que tu siervo(a)
ha resuelto llevar por amor a ti y a tu santísima Madre,
la Virgen María del Monte Carmelo.
 
Que por la intercesión de esta misma Señora
sea defendido(a) de los ataques del enemigo
y persevere en tu gracia hasta la muerte.
 
Tú que vives y reinas,
por los siglos de los siglos.
Amén.
 
Rocía con agua bendita los escapularios
y al imponerlos dice a cada uno:
 
Recibe este hábito bendito,
suplicándole a la santísima Virgen
que por sus méritos puedas llevarlo sin mancha,
te defienda de toda adyersidad
y te conduzca a la Vida eterna.
 
Amén.
 
Terminada la imposición dice:
 
Yo, por el poder que me ha sido concedido,
te hago partícipe de todos los bienes que,
 con la cooperación de la misericordia
de Jesucristo nuestro Señor,
propagan los religiosos del Monte Carmelo.
 
En el nombre del Padre y del Hijo
+ y del Espíritu Santo.
 
Amén.
 
 
 
 



LISTA DE BLOGS

Google+ Followers