San Marcos de León

Glorioso Evangelista San Marcos, dominador del león, escucha mi súplica

María, llena eres de Gracia...

Y darás a luz un Hijo y serás llamada Madre del Altísimo..

San Onofre. Eremita, modelo de austeridad

Glorioso San Onofre, ruega a Dios por nuestra necesidades económicas

Jesús, el Justo Juez

¡Oh, Jesucristo Justo y Divino Juez!, favoréceme en toda clase de angustias y aflicciones...

Santísima Virgen de la Medalla Milagrosa

"Todos cuantos lleven puesta mi medalla recibirán grandes gracias. Las gracias serán más abundantes para los que la lleven con confianza".

lunes, 25 de febrero de 2013

ORACION A LA VIRGEN DE LOS DOLORES PARA PROTECCION DEL HOGAR

 
 
 
Señora y Madre nuestra:

 tu estabas serena y fuerte
 junto a la cruz de Jesús.

Ofrecías tu Hijo al Padre
para la redención del mundo.
Lo perdías, en cierto sentido,
porque El tenía que estar
en las cosas del Padre,
pero lo ganabas porque se convertía
en Redentor del mundo,
en el Amigo que da la vida por sus amigos.

María, ¡qué hermoso es escuchar
desde la cruz las palabras de Jesús:

“Ahí tienes a tu hijo”,
“ahí tienes a tu Madre”.

¡Qué bueno si te recibimos
en nuestra casa como Juan!

Queremos llevarte siempre a nuestra casa.
Nuestra casa es el lugar donde vivimos.
Pero nuestra casa es sobre todo el corazón,
donde mora la Trinidad Santísima.

Protege Madre Mia, nuestros hogares,
cuida de nuestras familias,
y danos salud fisica y espiritual a todos,
para mantener un hogar unido y feliz,

 
Amén.

 

 

 

ORACION A LA VIRGEN DE LAS MERCEDES PARA PROTECCION

 
 
 
 
Salve Virgen Pura
de Mercedes Madre.

Salve redentora
de cautivos, salve.

Vuestro amparo buscan
benigno y suave
vuestros cortesanos
en este valle.

Pecadores somos
cargados de males
ea pues, Señora
no nos desampares.

Vuestro Jesús dulce
que es fruto admirable
de vuestras entrañas
se nos muestra afable.

Vuestros bellos ojos
llenos de piedades
a nosotros vuelve
cariñosa Madre.

¡Oh! clemente, ¡Oh! piadosa
vuestro amor alcance
quien de las Mercedes
Virgen Madre os llame.

Salve aquí os decimos
míseros mortales
salve entonaremos
por eternidades.
 

martes, 19 de febrero de 2013

ORACION A MARIA DESATADORA DE NUDOS

 
 
Madre Desatanudos:
 
Ante la tentación: Protégenos (1er. Nudo)
 
Ante el pecado: Auxílianos (2º Nudo)
 
Ante la necesidad: Socórrenos (3er. Nudo)
 
Ante la tristeza: Confórtanos (4º Nudo)
 
Ante el miedo: Ayúdanos (5º Nudo)

Ante la enfermedad: Alívianos (6º Nudo)

Ante la debilidad: Fortalécenos (7º Nudo)
 
Cúbrenos con tu manto protector
y permítenos experimentar
en tu amorosa y maternal protección
la Paz, Armonía y Pureza.
 
Amén
 
 




 

martes, 5 de febrero de 2013

ORACIÓN PARA PEDIR AYUDA Y PROTECCIÓN A LA VIRGEN (PAPA PIO XII)

 


 
 
“¡Oh Virgen Inmaculada, Madre de Dios
y Madre de los Hombres!

Nosotros creemos con todo el ardor de nuestra fe
vuestra Asunción triunfal en cuerpo y alma a los cielos, donde sois aclamada Reina
de todos los coros de los ángeles
y de todos los escuadrones de los santos.
 
Y nosotros nos asociamos a ellos para alabar y bendecir
al Señor, que os ha exaltado por encima
de todas las otras puras criaturas, y para ofreceros
el anhelito de nuestra devoción y de nuestro amor.
 
Nosotros sabemos que vuestra mirada,
que maternalmente acariciaba la humanidad humilde
y sufriente de Jesús en la tierra,
se sacia en el cielo con la vista
de la humanidad gloriosa de la Sabiduría increada,
y que el gozo de vuestra alma,
al contemplar faz a faz la adorable Trinidad,
estremece vuestro Corazón
con tiernas emociones de eterna felicidad.
Y nosotros, pobres pecadores;
nosotros, cuyo cuerpo apesga el vuelo del alma,
os suplicamos que purifiquéis nuestros sentidos,
 para que aprendamos, ya desde aquí abajo,
a gustar a Dios, a Dios sólo,
en los encantos de las criaturas.
 
Nosotros confiamos que vuestras pupilas misericordiosas
se inclinen hacia nuestras miserias
y hacia nuestras angustias,
hacia nuestras luchas y nuestras debilidades;
que vuestros labios sonrían
a nuestros gozos y nuestras victorias;
que vos oigáis la voz de Jesús
deciros de cada uno de nosotros,
como en otro tiempo del discípulo amado:
Ve ahí a tu hijo.
Y nosotros que os llamamos Madre nuestra,
nosotros os tomamos, como Juan,
por guía, fuerza y solaz de nuestra vida mortal.
 
Nosotros tenemos vivificante certeza que vuestros ojos,
que lloraron sobre la tierra regada con la sangre de Jesús
se vuelvan una vez más hacia este mundo,
hecho presa de las guerras, de las persecuciones
y de las opresiones de los justos y de los débiles.
Y nosotros, sumidos en las tinieblas
de este valle de lágrimas, aguardamos
de vuestra celeste luz y de vuestra dulce piedad
alivio a las penas de nuestros corazones,
a las pruebas de la Iglesia y de nuestra patria.
 
Nosotros, en fin, creemos que en la gloria,
donde reináis, vestida del sol y coronada de estrellas,
 vos sois, después de Jesús, el gozo y la alegría
de todos los ángeles y de todos los santos.
Y nosotros, desde esta tierra,
por donde pasamos como peregrinos,
confortados por la fe en la futura resurrección,
miramos hacia vos, vida nuestra,
dulzura nuestra, esperanza nuestra;
atraednos con la suavidad de vuestra voz,
para mostrarnos un día, después de este destierro,
a Jesús, fruto bendito de tu vuestro seno,
¡oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!”.
 
 
 
 
 

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL BUEN CONSEJO PARA CONOCER LA PROPIA VOCACIÓN (SAN JUAN BOSCO)

 

 

“Vedme a vuestros pies,
Virgen bondadosa,
para conseguir de vos la gracia importantísima
de acertar en mi elección de estado.
 
No busco otra cosa que cumplir perfectamente
la voluntad de vuestro Hijo a lo largo de mi vida.
 
Deseo ardientemente escoger aquel estado
en que me sienta más feliz a la hora de la muerte.

Madre del buen consejo,
 hacedme oír vuestra voz de tal manera
que aleje toda duda de mi mente.
 
Pues que sois la Madre del Salvador,
os corresponde también ser la madre de mi salvación.
 
Si vos no me dais un rayo de Sol divino,
¿qué luz me podrá alumbrar?
Si vos, Madre de la divina Sabiduría, no me instruís,
¿quién va a ser mi maestra?
 
Oíd, pues, ¡oh María!, mis humildes plegarias.
Ayudadme a vencer mis dudas y vacilaciones
y mantenedme en el camino recto
que conduce a la vida eterna,
pues sois la Madre del Amor hermoso,
de la Sabiduría y de la santa esperanza,
en quien se hallan los frutos del honor y la santidad.”
 
Rezar Padrenuestro, Ave María y gloria.
 
 
 

ORACIÓN A LA VIRGEN DE CHIQUINQUIRÁ DEL PAPA JUAN PABLO II

 


El 3 de julio de 1986, con motivo del Cuarto Centenario de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá,
Patrona de Colombia, el Papa Juan Pablo II, de rodillas, frente al portentoso cuadro de la Virgen,
elevó una de las plegarias más bellas
que se le haya dedicado en su honor.
 
En uno de sus extensos párrafos le dice:    

 
¡Dios te salve María!
Te saludamos con el Ángel:
Llena de Gracia. El Señor está contigo
(cf. Lc.1, 28).
 
Te saludamos con Isabel:
 ¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¡Feliz porque has creído a las promesas divinas!
(cf. Lc. 1, 42-45).
 
Te saludamos con las palabras del Evangelio:
Feliz porque has escuchado la palabra de Dios
y la has cumplido.
(cf. Lc. 12, 27).
 
¡Tú eres la llena de gracia!
Te alabamos, Hija predilecta del Padre.
Te bendecimos Madre del Verbo divino.
Te veneramos, Madre y Modelo de toda la iglesia.
Te contemplamos, imagen realizada
de las esperanzas de toda la humanidad.
 
¡El Señor está contigo!
Tú eres la Virgen de la Anunciación,
El Sí de la humanidad entera al misterio de la salvación.
Tú eres la Hija de Sión y el arca de la Nueva Alianza
en el misterio de la Visitación.
Tú eres la Madre de Jesús nacido en Belén,
la que lo mostraste a los sencillos pastores
y a los sabios de Oriente. 
 
Tú eres la Madre que ofrece a su Hijo en el templo.
Lo acompaña hasta Egipto, lo conduce a Nazaret.
Virgen de los caminos de Jesús,
de la vida oculta y de los milagros de Canaán.
Madre Dolorosa del Calvario
y Virgen gozosa de la Resurrección.
Tú eres la Madre de los discípulos de Jesús
en la espera y en el gozo de Pentecostés.
 
¡Bendita eres entre todas las mujeres!
Bendita porque creíste en la palabra del Señor,
 porque esperaste en sus promesas,
porque fuiste perfecta en el amor. 
 
Bendita por tu caridad presurosa con Isabel,
por tu bondad materna en Belén,
por tu fortaleza en la persecución,
por tu perseverancia en la búsqueda de Jesús en el templo, por tu vida sencilla en Nazaret,
por tu intercesión en Canaán,
por tu presencia maternal junto a la Cruz,
por tu fidelidad en la espera de la Resurrección,
por tu oración asidua en Pentecostés.
 
Bendita eres por la gloria de tu Asunción a los cielos,
por tu maternal protección sobre la Iglesia,
por tu constante intercesión por toda la humanidad”.



 

LA ORACIÓN MARIANA MÁS ANTIGUA



SUB TUUM PRAESIDIUM
 
Esta oración fue encontrada años atrás, sepultada en el desierto de Egipto, confirmando de esta manera su antigüedad. Se la encuentra incluida en el rito bizantino, copto, ambrosiano y latino:


“Bajo tu amparo
nos acogemos,
Santa Madre de Dios;
no deseches las súplicas que te dirigimos
en nuestras necesidades;
antes bien,
líbranos siempre de todo peligro,
Oh Virgen gloriosa y bendita”.
 
 
 

LISTA DE BLOGS

Google+ Followers